Valiosas lecciones para una vida exitosa por Siddhaswarupananda Paramahamsa

Valiosas lecciones para una vida exitosa por Siddhaswarupananda Paramahamsa

Usualmente pensamos que la persona famosa por sus dones o sus logros mundanos es la persona “exitosa”. La gente cada vez mayormente lo que identifica con éxito es por ejemplo la conducta del Mercedes Benz, la propiedad del departamento grande o la ropa del diseñador de moda o con etiquetas correctas. Pero desde la perspectiva de la autorrealización de yoga es una equivocación a pensar que la riqueza material es un éxito real.

Un artículo en el periódico recientemente descubrió a la persona que estuvo mostrada a los lectores de este texto como alguien muy exitoso. “Huva vive en el octavo piso del edificio de los departamentos muy caros en Pekín. Su departamento esta decorado con los muebles muy caros. Su biblioteca esta llena de los libros nuevos y nunca leídos. Hay todos los aparatos electrónicos nuevos, los tanques para los peces dorados gigantes, los espejos grandes del oro, las camas del tamaño imperial y los sofás tan grandes que la persona puede sumergirse en ellos. La mesa de comedor esta permanentemente establecida para 8 personas y la enorme bañera con jakuzzi en el nivel más bajo parece peligrosa por la posibilidad de caer a través del piso a un nivel abajo. Hay una habitación para solamente mantener los zapatos con los percheros desde el piso al techo. Huva maneja Mazeratti y lleva apuesto Christian Dios y Luis Vitton. Todo sobre su vida grita un éxito.” Y el autor concluye que todo sobre su vida grita un éxito. Pero la única prueba que existe a apoyar esta conclusión es cuantos pares de zapatos tiene, que ornamentado es su departamento y que grandes son sus camas y bañeras. En ningún lugar en el artículo hay ninguna información sobre las calidades interiores de Huva o todavía si o no esta realmente feliz.

¿Qué es un éxito verdadero?

Desde la perspectiva de las escrituras de yoga y también desde la perspectiva de los almas auto realizadas la persona es verdaderamente exitosa en su vida cuando se ha dado cuenta de su esencia espiritual verdadera y esta sumergida en el océano del amor espiritual. La persona exitosa por siempre vive la vida guiada por la sabiduría y esta constantemente motivada por el amor espiritual. La persona como esta puede estar rica o pobre, famosa o desconocida, sana o enferma, etc. Todo esto no importa porque es realmente exitosa adentro.

Hay una buena historia en las escrituras de yoga que muestra un significado real del éxito. Una vez, mucho tiempo antes había un niño joven que se llamaba Druva. A través de su experiencia se dio cuenta lo que realmente significa a ser exitoso en la vida. Su padre estaba el rey grande y poderoso con dos esposas. Su esposa primera y favorita le dio un hijo quien fue destinado en línea para ser el próximo rey. Pero Druva, fue solo un hijo de la segunda esposa, no tan favorita. Cuando solamente pudo andar y hablar, desde su vida temprana el buscaba la compañía de su padre. Pero tristemente para Druva el rey desde principio mostraba que su otro hijo era el favorito. Y cuanto Druva tenía 5 años de edad, un día estuvo rechazado del regazo de su padre y toda la corte se río de el. Hirieron los sentimientos sensibles de Druva tanto que su ira le hizo correr de su hogar al bosque. Pero aún tenía determinación para volverse al hijo favorito de su padre y por eso, a pesar de su juventud, vivía en el bosque por si mismo y practicaba las austeridades rigurosas para obtener las poderes a vencer su medio hermano.

Había una vez, que el sabio vino al bosque y le dio a Druva las instrucciones de la meditación de yoga. Druva siguió las instrucciones del sabio y después de algún tiempo el empezó entender su verdadera identidad espiritual. Pudo ver más y más donde se encuentra el éxito real de la vida. Ya no más quiso encargarse del reino de su padre para su venganza y lograr el poder sobre su medio hermano. En lugar de esto, descubrió la paz dentro de su corazón y el amor espiritual que le dio la satisfacción interior.

Druva no solo estuvo exitoso en la cultivación de la sabiduría y del amor espiritual pero también su deseo de la venganza, su deseo del reino y del poder sobre su medio hermano todos desaparecieron. Su corazón se hizo totalmente pacifico, satisfecho y lleno del amor espiritual.
Sin embargo el volvió al palacio de su padre. El volvió no para exigir el trono pero para hablar sobre la sabiduría de yoga y enseñar el amor espiritual que había descubierto por si mismo.

Esta vez, el rey vio la belleza y la verdad de las palabras de Druva y le escuchó con mucho atención. Y cuando pasaba algún tempo y su padre se retiró de sus deberes del rey, Druva estuvo instalado en el trono y gobernó sabiamente con el cuidado de la gente.

Druva logró el éxito en su vida no porque se volvió el rey pero porque llegó a la sabiduría y al amor espiritual. Y que asombroso que la oportunidad de cultivar la sabiduría y el amor espiritual esta disponible igualmente para todos nosotros. Si somos ricos o pobres en la forma material, famosos o anónimos, educados o analfabetos, los barrenderos o los executivos, los atletas sanos o los enfermos en las sillas de ruedas. Cada uno de nosotros puede cultivar la sabiduría verdadera y el amor espiritual.

Agregar un comentario

Close Menu